Seleccionar página

Básicamente, porque todos sus usuarios tienen algo en juego.

Decía Nassim Nicholas Taleb en su libro Antifragile, que la antifragilidad es un adjetivo más fuerte que resistencia o robustez. La resistencia supone resistir a los choques, pero el antifrágil se hace más fuerte con cada ataque. Y Bitcoin es antifrágil.

Bitcoin ha sufrido históricamente ataques de todo tipo, no solamente técnicos. Ataques por transacciones fantasma, transacciones spam, ataques a la propagación la información entre nodos, de denegación de servicios, ataques de prensa negativa, ataque de apropiación de propiedad intelectual, ataques regulatorios, de manipulación de mercado… cualquier tipo de ataque posible ha sido orquestado contra el sistema. Y sin embargo, ha resistido. Año trans año. Y de paso ha desarrollado mecanismos de defensa contra ellos, de forma que se ha hecho más y más fuerte.

El comercio de bitcoins es ininterrumpido, 24/7, en cualquier lugar del mundo, en cualquier moneda imaginable, y Bitcoin se está beneficiando de este desorden.

 

En comparación, el dinero fiat (o dinero fiduciario) está respaldado por un banco central o el gobierno. La centralización e inflación hace que los sistemas sean frágiles en cuanto a su capacidad de innovación, ya que se busca el retorno a corto plazo e incentiva la búsqueda de rentas.

“Los incumbentes centralizados no van a innovar más rápido que la comunidad de código abierto, que tiene más en juego. Estoy apostando por velocidad exponencial de innovación. Eres libre de ir en la otra dirección».

-TwoBitIdiot, fundador de Messari

Es por eso que Bitcoin no solo es antifrágil, sino que también es una genialidad. Cumple con las necesidades de un sistema complejo, no porque sea una criptomoneda, sino porque es propiedad de sus usuarios. Los que tienen algo en el juego son los que asumen el riesgo de estos ataques, pero también se benefician cuando se solucionan. Estos individuos incluyen mineros, inversores, ingenieros, usuarios, desarrolladores, emprendedores…

«Bitcoin pasará por problemas. Puede fallar; pero luego será fácilmente reinventado ya que ahora sabemos cómo funciona. En su estado actual, puede que no sea conveniente para pagos cotidianos, no está lo suficientemente preparado como para comprar su macchiato descafeinado con leche de soja en la tienda virtuosa de café de la esquina. Puede ser demasiado volátil para ser una moneda, por ahora. Pero es la primera moneda orgánica».

-Nassim Nicholas Taleb, Bitcoin

Bitcoin es todavía relativamente nuevo y con su popularidad ha recibido una gran cantidad de críticas. Una sola persona que compra grandes cantidades en una casa de cambio o un comunicado de prensa puede hacer que todo el mercado se sacuda en un segundo. No significa que los escépticos de Bitcoin estén equivocados, pero están completamente aislados de sus resultados negativos si no tienen nada que perder. Dejemos que aquellos que sí tienen algo que perder definan el valor de Bitcoin por sí mismos.